Esta pauta tiene sugerencias prácticas para presentarse a entrevistas de trabajo. Está destinada a estudiantes recién egresados, que se están incorporando al mundo laboral.

El manejo de entrevistas de selección no es parte de la educación en los colegios. Ni los universitarios salen al mundo laboral sabiendo cómo enfrentarlas. Además, la gente que no consigue el trabajo nunca sabe cómo le fue en su entrevista, así que tampoco aprenden qué hicieron bien y qué hicieron mal. Y los que son contratados tampoco se preocupan de averiguar el resultado de su evaluación.

Por eso que es conveniente prepararse para postular: “El trabajo de un postulante sin trabajo es prepararse para conseguir trabajo y debe dedicarse a eso en forma decidida y constante”.

SUPUESTOS QUE UNO DEBE CONOCER.

Toda entrevista de selección se basa en ciertos supuestos que es bueno conocer:

a) El entrevistador cree que conoce el trabajo que hay que hacer.
b) El entrevistador cree que sabe mejor que nadie cuál es el tipo de persona que necesita.
c) El entrevistador espera saber todo lo que pueda acerca del postulante, para tomar una decisión.
d) El entrevistador tiene en mente una imagen ideal acerca de lo que anda buscando.
e) El entrevistador está seguro que la persona que tiene al frente está presentando su mejor cara para conseguir el trabajo, por lo tanto, el efecto de la primera impresión es muy fuerte.

RECOMENDACIONES PARA ENFRENTAR LA ENTREVISTA

Hay una serie de recomendaciones que se deben tener en cuenta:

  • a) Siendo la primera impresión tan importante, es necesario cuidar la presentación personal. Algunos consejos:
    • Esto no significa vestirse como para un matrimonio, sino vestirse en forma normal y limpia (la limpieza importa más que la elegancia). Las corbatas son indispensables si es que se usan en la empresa a donde uno está postulando.
    • Actuar con naturalidad, sin sobrepasarse. Evitar el tuteo, aún cuando el otro lo utilice. Mirar de frente y a los ojos (idealmente entre medio de las cejas, lo que a uno le permite no sentirse nervioso).
    • Saludar dando la mano en forma firme y segura, pero sin romper la del entrevistador (no es una competencia de fuerza). Una mano húmeda y suelta es como un pescado y provoca una pésima impresión (un trozo de tiza o pequeñas cantidades de polvos talco ayudan cuando a uno le transpiran las manos).
    • Evitar fumar en la entrevista, aunque el entrevistador esté fumando. Si le preguntan por qué no lo acepta, responder que se siente más cómodo así o que no fuma (si es cierto).
    • La forma de sentarse es muy importante. Ni en la punta de la silla jugueteando con las manos como si tuviera ganas de ir al baño, ni tampoco echarse para atrás como si estuviera en el cine. Una postura cómoda y segura es la que sigue la forma de la silla, apoyando la espalda contra el respaldo.
    • Indispensable despedirse de la misma forma como se saludó al llegar. Agradecer al mismo tiempo la oportunidad de ser entrevistado.
  • Es necesario informarse previamente todo lo que sea posible acerca de la Empresa y del cargo al que se está postulando antes de llegar a la entrevista. Frente a las preguntas: ¿Ud. tiene una idea de lo que hay que hacer en este cargo? O ¿Ud. sabe a qué nos dedicamos aquí?, la peor respuesta que un postulante puede dar es ¡NO! Un postulante bien preparado sabe qué decir. Para eso, uno puede buscar en Internet información acerca de la Empresa.
  • Durante la entrevista, atreverse a ser uno mismo. Es preferible que el entrevistador vea a una persona honesta al frente que a una persona que parece estarle ocultando información. Esto no significa abrirse las venas y contar toda la vida privada, sino que responder honestamente a las preguntas que le hagan.
  • Durante la entrevista es muy bueno hacer dos preguntas claves que dejan una impresión muy positiva en el entrevistador: ¿Cómo va a ser evaluado mi desempeño? y ¿Qué esperaría la empresa de mí como persona?.
  • Uno puede preguntar acerca de las condiciones de trabajo (renta, horarios, lugar de trabajo, beneficios), pero debe evitar poner problemas, como por ejemplo, “se empieza a trabajar muy temprano aquí”.
  • Además de lo anterior, si el entrevistador lo permite (si hay confianza y buena onda) y si hay tiempo, también es conveniente pedir que le den retroalimentación, de la siguiente manera: Yo estoy recién empezando a trabajar, me gustaría que me dijera qué impresión se ha formado Ud. de mí en esta entrevista.
  • Finalmente, es necesario pedir información acerca de cuándo y cómo le comunicarán si quedó o no seleccionado para el cargo. Esto demuestra interés y responsabilidad.

CONCLUSIONES:

Es posible que esta pauta no le asegure conseguir un trabajo, pero es muy cierto que le permite estar mejor preparado que otras personas que buscan ingresar al mundo laboral sin tener buenos consejos acerca de cómo hacerlo. Y esto, a fin de cuentas, aumenta la posibilidad de que Ud. sea el elegido:

“Dos hombres iban de excursión cuando se encontraron con un puma hambriento decidido a atacarlos. Uno de ellos sacó de su mochila un par de zapatillas y se cambió los bototos que andaba trayendo puestos. El otro le preguntó: ¿crees que puedes correr más rápido que el puma con esas zapatillas?. El primero contestó. No necesito correr más rápido que el puma, me basta correr más rápido que tú.”

Comentarios